21 oct. 2012

El viento que arrasa - Selva Almada



Quizá amortigüe la culpa no haber escuchado cantar al gallo, pero tres veces negué esta novela antes de que su lectura traspasara mi frente y cual converso, me disponga a dar testimonio de ello.
No fueron los falsos profetas de siempre acostumbrados a ensalzar semanalmente libros en diarios o revistas especializadas a los que debo la advertencia desoída. De haber sido así otro sería el tamaño de mi culpa. Fueron tres escritoras, con no más de veinte días de diferencia, quienes alzaron sus féminas voces señalándola. Y no oí.
Gabriela Cabezón Cámara, de visita por la Villa se acerco a la librería, y entre charlas me conmino fervientemente a que la lea. Pasé.
Laura Escudero también anduvo por estos pagos disertando en el primario de mi hija y ante la pregunta de qué libro le gustó o recomendaría, no dudó en responder y coincidir con su colega. Yo, incrédulo, volví a pasar.
La tercera, como impera en estos digitalizados tiempos, llegó vía facebook: Sandra Comino comentó fascinada su adhesión absoluta al culto del viento arrasador. Entonces sí, me acerque despacio al estante, mire los autos oxidados de la tapa, y empecé a leerla. No paré.

Un desperfecto mecánico en el coche, obliga al reverendo Pearson y su hija adolescente a hacer escala en una precaria estación de servicio con taller anexo, en el límite paisajístico donde la pampa santafesina comienza a transformarse en monte chaqueño y la densidad de personas por km2 desciende al orden de las décimas.
Un curtido habitante de ese paisaje y su entenado hijo, regentean el lugar y ofrecen las condiciones mínimas para la espera. En esa interacción, la verba inflamada del pastor, los deseos soterrados o el calor agobiante, terminarán por fermentar una de esas tormentas de verano, que amenazan mucho más cambios de los que concretan.
Una novela donde las madres son absolutas protagonistas por ausencia, ambos jóvenes las han perdido, ella, siempre en movimiento con su padre peregrino, recuerda a la suya anclada en algún paraje; por el contrario el pibe, fue amarrado a ese taller por su madre, antes de que se pegara el palo rumbo a Rosario.

Y se sabe, que pocas ausencias son tan profundas como las de una madre. Feliz día a todas ellas entonces, estén o no.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hello! I juѕt wanted to asκ if yоu
eνer havе any prοblеms with hаckers?
My last blοg (wordρгeѕs) wаѕ hackeԁ and I enԁeԁ up losing months of hаrd ωоrκ due tο
no bаcκup. Do you have any sοlutions to stορ hасkerѕ?


Му ωеbѕіte scorpion tattoos 3d

Anónimo dijo...

The final perѕon residing in the ciгсle wins
the оvегall gаme. There are boaгԁ games
that allow individual playeг to ρortrаy or guіԁe a special character thаt increases
its abilitieѕ and characteristics οr evеn gain gears as the game continues like the adventure boaгd games.
So when yоu wаnt аn аctiѵity to quieten the
kids down a bit, it's a great idea to sit them down with some markers, pens, or pencils, and have some fun with some printable Halloween-themed games. Exercising utilizing the trampoline video games just became an efficient and fun ways to get cleanse and toned. Kids as young as toddlers can play, since no reading is required.

Here is my blog post :: school unblocked games

Anónimo dijo...

This is the possiblity to race in very fast without
receiving a ticket or crash. Three Linoone came out inside
the movie Arceus and also the Jewel of Life. Write
about the titles of well know Christmas carols and hang up the titles
within a box preferably a Christmas gift box. Into the shells she put tiny folded components of paper what is the
best were written such words as "journey," "wealth," "success," "5 children," "2 husbands," and "hard work. No matter the amount of they wish to maintain it it's impossible to don't quit their gift.

Also visit my web-site :: new study hall Unblocked games

Anónimo dijo...

Hola, vendo berst seller de Ken Follett "la caida de los gigantes", miralo: http://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-582924717-novela-la-caida-de-los-gigantes-de-ken-follett-_JM