14 nov. 2009

Trento - Leónidas Lamborghini


La infausta noticia me empujo la reseña de una de las últimas y pocas novelas que escribió el inclasificable poeta, la que leí hace poco tiempo, gracias a una intimación judicial con amenaza de embargo incluida, que un considerado estudio de abogados remitió a mi domicilio y cuyo titular (quien escribe en este caso) debía hacer efectiva en la Dirección de Rentas local. Anoticiado del gran número de personas en idéntica situación, fui acompañado de Trento, ya que era dable esperar una forzosa estadía de varias horas en aquel lugar, circunstancia confirmada al sacar número: me precedían dos series de 100 números cada una. Me senté en el último tramo de la escalera que va al 1º piso y retome la lectura que había comenzado unos días atrás.
Ambientada en el último año del Concilio de Trento (1545-1563) hecho que estableció el Dogma de la Iglesia y confirmó el poder de la Inquisición, tiene como personajes a Procopius, uno de sus más encumbrados obispos conciliares, quien avanzado el relato va intercalando ideas teológicas y testimonios de herejes condenados a la hoguera, con la pasión enfermiza y desenfrenada que siente por las precoces habilidades sexuales de su joven discípula, Gitona, a quien mantiene clandestinamente en su sótano.
La novela, a veces se hace poesía, otras ensayo, otras una obra de teatro, y hasta toma la forma de diario intimo; permanentemente se quiebra y se reconstruye, es antidogmática, no solo en su contenido, sino también en su forma. El gran tema del libro es ese: la inutilidad del dogma, sea este religioso, literario o de cualquier índole, tratado y desactivado de manera admirable, incluso a veces apelando al humor:

"Hace ya muchos años, una fría noche de invierno, seminaristas del último curso,
condiscípulos míos, me preguntaron si quería conocer la cara de dios: no sin
sorprenderme, respondí que sí….llegamos, tratábase de un miserable bohío en las
afueras….la mujer apareció en el centro del escenario: una anciana pintarrajeada
que meneaba un mustio clavel en sus dedos…apoyando su tremendo culo en un cajón,
totalmente desnuda, tetas caídas hasta la barriga… abre al máximo sus piernas,
me muestra su rapado sexo y señalando el tajo, me espeta: ¡Esta es la cara de
dios, acá está toda la teología y lo demás es puro cuento, mentira, mierda!"

A estas horas, Lamborghini seguramente ya habrá tenido alguna confirmación de la existencia de Dios, y de su cara.
Por mi parte, tuve que volver a Rentas. Pero esta vez, para matizar la espera lleve caramelos; no quería que se me volviese a pasar el número.

Donde el corazón te lleve - Susanna Tamaro


En la semana que se inicia la librería estará cerrada. Estamos ampliándola. Es una casa antigua y para armar el local unimos un par de dormitorios y el zaguán; su dueña, Doña Luisa, sigue viviendo en los restantes y como en el famoso cuento de Cortázar, con el tiempo nosotros vamos tomando ambientes (ahora le toco al comedor) desalojándola, en sentido inverso al del cuento, hacia el patio.
Cuando arrancamos, hace apenas dos años, un experimentado y mediático corredor de libros me aconsejo: “tenes que tener tres o cuatro títulos para recomendar, que sean como comodines” .Se refería a novelas que además de ser económicas, debían surtir el gusto de un amplio abanico de lectores. Días antes de inaugurar, el consejo había trocado en obsesión; repasaba títulos como un poseso sin lograr decidirme, hasta que casi por casualidad me tope con: Donde el corazón te lleve. Recuerdo que la agarre con desconfianza, pues el título despedía cierto tufillo a Coelho, pero la agradable prosa de sus primeras paginas derrumbo aquel prejuicio y me dio la certeza de que al fin, había encontrado mi recomendado de “amplio espectro”.
La gran protagonista de esta novela epistolar es Olga, una anciana mujer, sabedora de que los días de habitar su solitaria casa y el mundo en general son escasos, decide escribirle a su nieta (quien estuvo a su cargo hasta obtener la mayoría de edad) una carta donde decirle las cosas que calló y que hoy le atormentan el alma, palabras fermentadas por la culpa de no haberlas dicho a tiempo, las que va transcribiendo en un cuaderno, mientras repasa su vida: su juventud encorsetada por las convenciones sociales, su matrimonio, la infidelidad y la relación tempestuosa con su única hija, fruto de aquel amor prohibido. Esas cartas son pura reflexión acerca de los vínculos humanos, escritas con la sinceridad y sabiduría que solo otorga la experiencia desacertada.
Susanna Tamaro (Trieste-1957) se hizo mundialmente conocida con esta novela, traducida a 35 idiomas, que tiene una segunda parte: Escucha mi voz, donde se da cuenta del encuentro de aquellas cartas por la nieta.
Va dove ti porta el cuore, fue la premisa que seguimos cuando nos lanzamos, sin saber nada del oficio, con librelibro. Esa actitud nos permite aspirar a que el futuro nos depare, no un negocio, sino un lugar. Para allá vamos.

1 nov. 2009

Muñecas - Ariel Magnus




Desde que por el mes de julio, decidí ser un pelotudo más (según JP Feinmann) y armar este blog, estoy más atento a lo que pasa en la blogosfera, particularmente en lo que respecta al ámbito de nuestra Villa. Dentro de esa variada paleta de blogs locales (son cerca de 300) esta semana descubrí uno que me llamó poderosamente la atención, se llama: harto de mi soledad y lo lleva adelante un anónimo “borderline” quien testimonia, a veces de manera brutal y desgarradora, otras con mayor sentimentalismo y comicidad, el transcurrir de su vida dominada por una absoluta y desesperante soledad. Leyendo esas entradas recordé Muñecas, la cuarta (de cinco) novela de Ariel Magnus, con la que el año pasado ganó el premio Iberoamericano de novela breve que otorga el gobierno Colombiano.
La novela es un pequeño ensayo sobre la soledad, La primer parte esta contada por el personaje masculino, un judío de padre abusador, que por decisión propia se marcha al extranjero (un pueblito de Alemania, donde transcurre la novela) para no tener conocidos y así poder disfrutar de una apacible soledad. Su ambición se ve truncada, cuando se topa con el personaje femenino, una alemana, hija de un nazi que trabajaba en Auschwitz pero por el contrario, era excelente padre y que lo invita, sin conocerlo casi, a su fiesta de cumpleaños. La personalidad correcta y sensible de el, hacen que por cortesía concurra a esa fiesta, en la que termina siendo el único invitado en acudir. La angustia, el vacio y el sentimiento de abandono de la chica, es referida en la segunda parte de la novela, contada por ella, quien padece y sufre la soledad que el otro ambiciona.
El título del libro, hace referencia a modernas muñecas de silicona, que tienen la capacidad de segregar fluidos, calentarse y guardar un parecido físico con las mujeres verdaderas con el añadido (o sustraído) de que no hablan y que son motivo de colección por parte del protagonista (de la novela, aclaro)
Excelentemente narrada por este porteño nacido en 1975, que vivió 6 años en Alemania y que actualmente colabora con algunos diarios del país y el exterior, la corta novela enfrenta, en un genial juego de opuestos, las dos posibilidades de soledad: aquella que es elegida y la otra, atroz y asfixiante, que es impuesta y que la mayoría de las veces, no se trata solo de ficción.