29 jul. 2009

El área 18 - Roberto Fontanarrosa



Entre los escasos tesoros que celosamente resguardo de la mano irreverente de mis niños, se encuentra un dibujo original de Inodoro Pereyra en un desconocido rol de guarda metas, inducido al autor por mi pertinaz requisitoria de exaltado purrete, allá por el inicio de los años ’80 en oportunidad de una muestra de humor gráfico que se realizo en el por entonces, lánguido Palace Hotel.
La introducción, se sustenta como advertencia a aquel lector desprevenido que pueda tildarme de condescendiente con el gran rosarino. Jamás podría permitirme tal cosa. Soy fanático, es decir que según el diccionario defiendo con tenacidad desmedida y apasionamiento, en este caso, cualquier obra del reconocido hincha de Central.
El área 18 es la segunda, de las pocas novelas que el Negro escribió, protagonizada por el agente sirio Best Seller. La releí la primavera pasada, entre un sábado a la noche y la mañana de un domingo templado en el patio de mi casa; Es genial, mescla de novela futbolera y de espionaje, Best es reclutado junto a una caterva de mercenarios memorables para conformar un equipo multinacional, que deberá enfrentarse en el verde cesped a la selección de Congodia, país africano cuyos logros políticos y económicos se consiguen a través de las apuestas ganadas por su invicta selección. En Congodia todo gira alrededor del fútbol, los proceres de su historia no han sido artistas o militares, sino futbolistas, cuyos monumentos decoran plazas y museos; en sus universidades se dictan seminarios tipo "corners al primer palo" y el edificio mas importante es el estadio Bombasi, construido en el cráter de un volcán donde se juega el match decisivo; me agarro el final pasado el mediodía, con el olor de los ravioles y los gritos de mi mujer presionándome para largarla, justo cuando el arbitro pitaba el inicio del partido sobre el que gira toda la novela. Desde esa tarde no volví a despotricar al microondas.

No hay comentarios: