29 jul. 2009

Manifiesto



Este blog no tiene aspiraciones. De ningún tipo. Aunque se trate de un espacio destinado a escribir sobre libros y literatura, no alberga ambiciones literarias. Tampoco posee pretensiones estéticas ya que carece de la creatividad mínima necesaria para producir hechos de tan singular característica. No persigue fama, pues sabido es que tan esquiva dama requiere: sino talento, mucho esfuerzo; ambas cualidades que evidentemente necesita.
Ni tan siquiera persigue fines comerciales, aunque algunos podrán pensar que tratándose de una librería, lo motive la intención de difundir las últimas novedades de un alicaído mercado, en pos de lograr un leve ascenso en ventas. No. Sencillamente carece de aspiraciones. No le llegaron, no las buscó o en su defecto renuncio a ellas.
Si aun después de tales advertencias, alberga la fútil idea de seguir leyendo, puedo inferir que no tiene algo mejor que hacer, situación de por si altamente preocupante, pero que de no ser que soy yo quien las escribe, bastaría para catalogar la suya como una vida miserable, por lo menos en lo que a este momento se refiere. También me veo en la obligación de aclarar, en pos de valorar su tiempo (ya que indudablemente usted no lo hace) que lo que haremos de aquí en adelante no será otra cosa que reseñar algunos libros que han resultado de mi particularísimo interés; En este sentido, a quienes amparen la esperanza de rozarse con algún razonamiento crítico, un comentario inteligente u alguna señal esclarecedora sobre tal o cual libro, no lamento decepcionarlos.

No hay comentarios: